Roma, la ciudad eterna

Roma, la ciudad que ha sido la capital de Italia durante mucho años y capital de antiguas civilizaciones. Un dicho antiquísimo es el conocido como “Todos los caminos llevan a Roma”, y esto no es una exageración, ya que gracias a la cantidad de caminos que el Imperio Romano construyó y debido a que en la antigüedad esta era la capital del mundo occidental hacen de esta ciudad un museo viviente único en el mundo entero.

Empezamos esta entrada con el Panteón. Este único y precioso edificio fue inaugurado entre 118 y 125, fue un mandato del emperador Publio Elio Adriano. Este panteón, o templo de todos los dioses, fue una increíble innovación arquitectónica para el momento de su construcción, sobre todo por la cúpula, de unos nueve metros de diámetro y una elevación de ocho metros y medio de altura.

La Basílica de Santa María la Mayor, aparte de ser Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, es una de las cuatro basílicas mayores y una de las cinco que forman la Pentarquía. Este templo tiene sus inicios en el año 360 por el papa Liberio. En este edificio podrás observar múltiples estilos, empezando por el paleo-cristianismo hasta llegar al barroco. No te pierdas el lujo de disfrutar de esta maravilla arquitectónica y de sus increíbles interiores.

Aunque lleve este nombre, existe una Plaza de España en Roma, además es una de las plazas más famosas de la ciudad. Su icónica escalinata con sus 135 peldaños es reconocida mundialmente. Esta plaza fue construida en el siglo XVII donde se encuentra la Fuente de la Barcaza, creada al estilo barroco temprano por el escultor Pietro Bernini y su hijo.

No podría faltar la inclusión del Coliseo en esta entrada sobre Roma, ya que la identidad de esta ciudad ha estado entrelazada con este edificio desde su construcción, entre el año 72 y el 80. El nombre original de este edificio era Anfiteatro Flavio, debido a que fue construido durante el reinado de la dinastía Flavia. Fue mandado a construir por el Emperador Vespasiano y luego ampliado por el Emperador Tito. El Coliseo fue un regalo de Vespasiano para el pueblo, el cual se utilizaba como edificio público, con eventos gratuitos de lucha de gladiadores y fieras y muchas de las veces se escenificaban batallas mitológicas y históricas, hasta batallas navales, en las cuales inundaba la arena del Coliseo gracias al avanzado sistema de canalización del que disponía, todo esto, antes de que se construyeran los sótanos bajo la arena.

Como must de la ciudad, te ofrecemos la mítica Fuente de Trevi, fotografiada millones de veces y compartida otras tantas en las redes sociales, pero todo esto lo comprobarás al observar la fuente. Esta fuente fue dramatizada en 1625 por el Papa Urbano VIII, donde se encontraba otra pequeña fuente.

¡No olvides consultar nuestras ofertas especiales aquí!

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *